martes, 14 de octubre de 2008

De Política y Máquinas de Poder


Es irónica la existencia del hombre en nuestros tiempos, tanto hemos avanzado en la innovación tecnológica, en la complementación y articulación del conocimiento, en la concepción globalizada de la sociedad humana, sin embargo a pesar de todo lo que el hombre ha logrado, todo lo que conocemos (desde la más ordinaria vida cotidiana, hasta la inversión monetaria, física, moral y virtual a nivel mundial) está al borde del colapso. El Internet nos da la posibilidad de conformar comunidades de discernimiento (lo que a uno le permite chatear con gente de Venezuela, Brasil, Canadá, Estados Unidos, y España), y no conozco a nadie que no refleje cierta preocupación con respecto al suceso de una catástrofe de escala mundial. Sin embargo todo lo que ha sucedido, lo que está pasando, y lo que ocurrirá, sencillamente tiene un trasfondo de orden político, que ha venido arrastrando a la humanidad sujeta a una pesada cadena de esclavitud social.

Monarquía-Imperialismo. Por miles de años el principio de la jerarquía, ejerció su dominio sobre toda sociedad humana, el mundo en sus diferentes latitudes, se desarrollaba con lentitud por el dilapidante accionar de quienes poseían el poder por heredad, valor oportunista, y actitudes ambiciosas. La humanidad era esclavizada por la supuesta autoridad de uno con potestad divina en algunos casos, hasta que fue liberada por su propio raciocinio; después de todo cuánto tiempo más hubiera podido soportar la infamia de depositar su fe en el criterio de un único ser, que por naturaleza y tradición presenta un perfil megalómano y desquiciado en la mayoría de casos (en toda la historia mundial fueron pocos los reyes que conocieron realmente las necesidades de su pueblo).

Socialismo-Comunismo. Luego de su implementación en el viejo mundo, realizó importantes avances para la humanidad en su enclaustrada circunscripción, pero acabó por hundir en la más cruel miseria a Europa Oriental (al punto que el crimen organizado y la prostitución se volvieron el mejor negocio), sin contar con los estragos en el Medio Oriente y parte de Asia. Su difusión en el resto del mundo ha decantado en numerosas versiones de su ideología, algunas exitosas, otras no. Sin embargo, algo importante puede destacarse de quienes difundieron la filosofía izquierdista, predijeron cual sería el próximo en colapsar.

Democracia-Neoliberalismo. La civilización occidental democrática (al menos la que sabe que el mundo da vueltas) se encuentra en una encrucijada en la cual debe optar por un cambio radical en su modus-vivendi, muy aparte de la generalizada preocupación por los cambios climáticos, la debacle económica ha venido lapidando bancos y empresas en Norte América, debido a la política económica ejercida por un gobierno empecinado en mantener una tecnología arcaica, a través de la guerra en Medio Oriente (o sea, los mismos que nos obligan a cambiar, no cambian debido a sus intereses económicos a costa de la muerte). El seudo monarca moderno, proclama el soporte de la crisis con el uso de las reservas, cuyo monto irrisorio equivale a hacer rico a cada ser humano del mundo (somos 6 mil millones y seguimos aumentando). El futuro incierto se basa en la próxima elección de un candidato(a) (sin importar el posible accionar de la S.S. Skull and Bones).



Vemos que todas las máquinas funcionan, pero llegan a una etapa en que son obsoletas y no hay forma de refaccionarlas. La fragilidad del sistema político, económico, social, tecnológico globalizado, ha puesto en riesgo a la humanidad y ante la inminente hecatombe apocalíptica que se avecina (o al menos eso es lo que la burbuja mediática mundial ha infundido en el pensamiento colectivo), es necesario optar por una opción. No es que la ideología anarquista, se vuelva una alternativa para subsistir en una realidad post-apocalíptica, en la cual todo lo que conocemos haya sido arrasado, sin embargo la actitud adecuada en nuestra vida moderna, es la que a uno le permita estar preparado para todo y aplicar lo que esta última generación ha venido haciendo: Aprender, Desaprender y Reaprender.


5 comentarios:

RaMiRo CeLiS dijo...

La constante evolución del mundo nos ha demostrado que todo tiene un ciclo. La economía, la política, el arte, la moda, todo se basa en tendencias y cambios repentinos. El mundo es un barco que alberga a miles de millones de personas, ninguna de ellas puede decir bajo en el siguiente puerto porque sería como lanzarse al vacío. Lo único que queda es seguir buscando la manera o la forma de convivir unos con otros, dejando de lado nuestras diferencias espirituales, políticas y sociales. El hombre es el ser supremo de la tierra por excelencia, así que ya es hora que utilice algo del prominente cerebro que Dios le dió. Acertado lo de las máquinas, claro, todo cumple una función, y después de eso, pasa a mejor vida. Es como lo que sucedio en Estados Unidos, la economía capitalista cumplio un ciclo de alta nonanza para ese país, pero refleja la mala forma de los protagonistas del mercado para alterar ese orden. No es culpa del mercado, es culpa de un grupo de personas que hicieron mal uso de la libertad de mercado. Sigo creyendo que una intervención no era la solución. El mercado se autoregula, pero tampoco podemos pedir que pague el error de unos pocos ineptos. Finalmente, creo que Nelson es un gran filósofo, y lo mejor, es que es de Iquitos.

MusMuy dijo...

QUERIENDO SER IMPARCIAL, RESULTAS MAS PARCIAL, DE TODAS MANERAS MUY BUEN COMENTARIO, SALUDOS

Virgilio dijo...

Si comentamos sobre la gran historia del hombre, desde sus importantes hazañas con su indumentaria para cazar y poder sobrevivir en el agreste mundo en el que vivía hasta los espectaculares inventos que hacen la vida de éste más placentera y monótona al mismo tiempo. Creo que está demás comentar lo que pasó en su transcurso histórico.
Centraré mi comentario a la existencia más moderna, que es la que más me antoja; pero es bueno decir ahora que mi pensamiento tiene, evidentemente, base en los albores de las comunidades modernas como sociedad, desde la feudal hasta nuestros pesados días. La mentalidad que el ser humano fue forjando, para sí mismo, y con la ayuda de su necesidad; mutó un poco más de la cuenta. El hombre es resultado de su propia necesidad. Si hay un médico es porque el hombre tuvo necesidad de aliviar sus dolores y enfermedades, si hay ingenieros es porque hubo necesidad de hacer edificaciones majestuosas y ostentar; para llevar a un grupo de gente a la ruina, revolución o muerte tuvo que haber un líder (político) y así. La necesidad de cada quién, llámese entidad, grupo de personas, persona común, etc. Para cada necesidad básica o creada por el hombre hay algo o alguien que la suple.

Si hacemos caso a la premisa anterior; tu y yo tenemos necesidades, desde la más simple (comida, vestido, techo) hasta la más compleja (un circulo social, consumir cosas vanas, estudiar en una universidad, etc) y éstas modulan todo, desde nuestro comportamiento para con quien sea hasta la forma de caminar. Si no me crees haz la prueba y pregúntale a tu papá porqué estudió lo que estudió (en caso de que lo haya hecho y si no también pregúntale por qué no), o porque hizo tal cosa; pregúntate a ti mismo que haces para satisfacer tus necesidades. Es cuando daremos un giro a la vinculación de lo que el hombre es/ hace en/por el planeta.

La política es el resultado de ello; parece que el propósito del hombre es tratar de controlar todo lo que pueda, si lo vemos como yo lo veo, es evidente que su (nuestra) necesidad de no sentirse insignificante y la sed de saber la verdad, que es un necesidad también, el ser político y manejar la política para su beneficio es una forma de control de masas. Entonces converge otra propuesta mía; haciendo una comparación simple, con la organización de las hormigas y sus inmensas colonias; cada quien tiene un comportamiento, una función; la organización del hombre no es nada parecida, por lo menos en el pedazo de tierra en que vivo (Perú-Selva amazónica). ZAPATERO A SU ZAPATO. Si nos organizáramos como las supremas hormigas apuntaríamos más alto. TAN SOLO MIRENLAS y comparen.

El poder que tenemos como cúmulo de personas es inmenso, siempre tarando de cubrir nuestras necesidades, ahí es cuando hay que discernir entre que hacemos/haremos y quienes somos y a donde queremos llegar MEDITANDO siempre las CONSECUENCIAS.

Mi comentario no apunta a una situación particular, es una visión un poco más panorámica; trato de ser imparcial tocando el tema en su esencia misma, como situación de debate y conversación.

Gracias.

marco dijo...

En todo grupo social, a modo de adaptación, sus integrantes van tomando distintos papeles dentro de esta, determinado su jerarquía; la historia del hombre y sus comunidades ha sido la misma, para cuando en tiempos de mayor violencia, sólo la imposición marcaría las formas sociales dentro y entre comunidades, por tanto, los que jerárquicamente lideraban un grupo, como familia, sus decendientes lo heredaron: el feudo, la monarquía; como dices, en algunos casos por creencia religiosa.

En cuanto al socialismo, no es exacto lo que dices; la desproporción y el desbalance económico de los países socialistas no se dieron hasta después de su incursión en el mercado capitalista, para el cual no estaban preparados, al igual que las mafias y la prostitución que entraron al mismo tiempo que Mc Donalds y demás.

Un abrazo

MUSMUKEANDO - FRANZ MAX dijo...

REUNA BLOG IQUITEÑA

Un grupo de amigos hemos decidido que el crecimiento de los blogs merece una gran reunión de diálogo y amistad, donde los lazos que nos unen en esta gran red que es la Charapósfera se mantengan y se solidifiquen

La reunión será este viernes 5 de diciembre a las 8 p.m. en el Bar Musmuki (Plaza Castilla)
Los esperamos a todos. Avisen a quienes puedan. La reunión es abierta y libre
Saludos
si quieres pon tu nombre, y pon el mio